martes, 13 de junio de 2017

Goytisolo y los Campos de Níjar

Goytisolo y los campos de Níjar

El 4 de junio, a los 86 años, falleció en Marrakesh donde vivía desde 1996, el escritor español Juan Goytisolo. Novelista, ensayista, periodista, viajero infatigable, es sin discusión el más importante de los escritores españoles de su generación. Hijo de vascos, nació y se crió en Barcelona. En 1956 se radicó en París, se identificó con los árabes maghrebíes, vivió de cerca el racismo y las persecuciones desencadenadas contra los argelinos que luchaban contra el colonialismo francés. 

En 1959 publicó Campos de Níjar un registro estremecedor de su recorrido por una de las zonas más pobres de España sumida en la noche de la tiranía franquista. Desde entonces su voz ha sido la de los desheredados y olvidados de la tierra.
No se nos ocurre mejor homenaje que transcribir un pasaje de la obra testimonial que condensa el drama de España y muestra la gran calidad del escritor. Un episodio. Un encuentro. Al mismo tiempo recordamos que una de las obras cumbre del teatro español, Bodas de Sangre, de Federico García Lorca, se desarrolla precisamente en esos campos desérticos, los campos de Níjar.

Goytisolo caminaba desde el pueblo de Níjar hacia el sur, hacia la costa donde se encuentra el Cabo de Gata, por una carretera calcinada por el sol implacable. A mitad del camino encontró una pareja de turistas franceses, varados desde hacía horas por falta de agua para rellenar el radiador del coche. Aparte de los franceses hay un tercer personaje al borde del camino.

“Junto al talud hay un viejo con una chaqueta raída y, al oírle, el corazón me da un brinco en el pecho. Aunque tiene la cara medio oculta bajo el ala del sombrero, barrunto que es el mismo que, la víspera, me ofreció las tunas en el mercado.
_ Explíquele que hay un pozo a dos kilómetros de aquí – dice sin reconocerme.
_ Il dit qu’il y a un puits a deux kilométres d’ici.
_ De quel côté?
_ ¿Hacia qué dirección?
El viejo se incorpora y veo sus ojos azules, cansados. Son los mismos de ayer, pero, ahora, ya no imploran nada.
_ ¿Vé usté aquel cerro detrás de las chumberas?
_ Si.
_ Al otro lado hay un cortijo donde encontrará agua.
Traduzco las indicaciones del viejo y el turista abre la puerta del coche.
Il parait qu’il y a un puits lá-bas.
La mujer hace como si no le oyera y se abanica furiosamente con el periódico.
Au revoir – dice el hombre – Muchas gracias.
El viejo y yo continuamos por la carretera. El sol aprieta fuerte y mi compañero lleva un cenacho enorme en el brazo.
_ Habla usté muy bien el español – dice al cabo de cierto tiempo.
_ Soy español.
_ ¿Usté?
_ Si, señor.
El viejo me mira como si desbarrara.
_ No. Usté no es español.
_ ¿No?
_ Usté es francés.
_ Hablo francés, pero soy español.
El viejo me observa con incredulidad. Para la gente del sur la cultura es patrimonio exclusivo de los extranjeros. Un francés hablando perfectamente diez idiomas sorprende menos que un español chapurreando mal gabacho.
_ Mire – digo echando mano al bolsillo – . Aquí está el pasaporte. Lea. Nacionalidad: española.
El viejo da una ojeada y me lo devuelve.
_ ¿Dónde dice que vive usté?
_ En París.
_ Ah, ¿lo ve? – exclama triunfalmente – Entonces es usté francés.
_ Español.
_ Bueno. Español de París.
Su conclusión es irrebatible y renuncio a la idea de discutir. Durante unos minutos caminamos los dos en silencio. La carretera parece alargarse indefinidamente delante de nosotros. El viejo lleva el cenacho cubierto con un trozo de saco y le pregunto si aún le quedan tunas.
_ ¿Tunas? ¿Porqué?
_ Ayer por la tarde, ¿no estaba usted en Níjar?
_ Si, señor.
_ Es que me pareció verle allí en el mercado.
_ ¿Y todavía dice usté si me quedan tunas?
El viejo se detiene y me mira casi con rabia.
_ Las que usté quiera. Tenga. Se las regalo.
_ No le había dicho eso…
_ Pues se lo digo yo. Cójalas. Y, si no le gustan, escúpalas. No me ofenderé.
Ha quitado el saco de encima y me enseña el cesto, lleno de chumbos hasta los bordes.
_ Quince docenas. Se las doy gratis.
_ Se lo agradezco mucho pero…
_ No debe agradecerme nada. Nadie las quiere. Tengo mi mujer en la cama, con fiebre. Necesito ganar dinero y ¿qué hago? Coger varias docenas de tunas e irme al pueblo. ¡Imbécil que soy! La gente prefiere que le pidan limosna en la cara.
El viejo deja caer las palabras lentamente, con voz ronca, y se vuelve hacia mi.
_ ¿Las sabe usté cortar?
_ Si.
_ Entonces, venga. Le daré tenedor y cuchillo.
_ ¿Ahora?
_ Si, ahora. Estarán un poco calientes, pero es igual. Frías, tampoco tientan a nadie.
En la linde de la carretera hay una higuera amarilla y raquítica, pero de alguna sombra. Nos sentamos en el suelo y el viejo me tiende el cuchillo y el tenedor.
_ Coma usté las que quiera. Al cabo al cabo igual tendría que echarlas.
Yo digo que saben distinto que en Cataluña y el viejo calla y se mira las manos.
_ Prefiero éstas. Son mucho más sabrosas.
_ Lo dice usté para ser amable y se lo agradezco.
_ No. Es la pura verdad.
Con el cuchillo cortó los extremos de la tuna y rajó la corteza por en medio. Al levantarme sólo había bebido un mal café y descubro que tengo hambre.
_ Cuando era niño, en casa, las tomábamos por docenas.
El viejo me observa mientras como y no dice palabra.
_ Mi padre nos prohibía mezclarlas con la uva porque decía que las pepitas malcasaban en el estómago y provocaban un corte de digestión.
El viejo, ahora, se mira atentamente las manos.
_ Tengo dos hijos que viven en Cataluña – dice.
La música monocorde de las cigarras pone sordina a sus palabras. En la llanura el sol brilla como un tumor de fuego.
_ Cuando era joven, mi mujer quería que tuviésemos muchos. La pobre pensaba que estaríamos más acompañados al llegar a viejos. Pero ya lo ve usté. Como si no hubiéramos tenido ninguno.
_ ¿Dónde están?
_ Fuera. En Barcelona, en América, en Francia …. Ninguno volvió del servicio. Al principio nos escribían, mandaban fotografías, algún dinero. Luego, al casarse, se olvidaron de nosotros.
El viejo sonríe con gesto de fatiga. Sus ojos azules parecen desteñidos.
_ El mayor no era como ellos.
_ ¿No?
_ Desde pequeño pensaba en los demás. No en su madre, su padre o sus hermanos, sino en todos los pobres como nosotros. Aquí la gente nace, vive y muere sin reflexionar. Él, no. Él tenía una idea de la vida. Su madre y yo lo sabíamos y lo queríamos más que a los otros, ¿comprende?
_ Si.
_ Cuando hubo la guerra se alistó enseguida a causa de esta idea. No fue a rastras como muchos, sino por su propia voluntad. Por eso no lo lloramos.
_ ¿Murió?
_ Lo mató un obús en Gandesa.
Hay un momento de silencio durante el que el viejo me observa sin expresión. El viento levanta remolinos de polvo en el llano.
_ En su país debe llover. Siempre he querido ir a un país donde haya lluvia pero nunca lo he hecho y, ahora … Está ya duro el alcacer para zampoñas…
Las palabras salen difícilmente de sus labios y mira absorto a su alrededor.
_ Aquí han pasado años y años sin caer una gota, y mi mujer y yo sembrando cebada como estúpidos, esperando algún milagro … Un verano se secó todo y tuvimos que sacrificar las bestias. Un borrico que compré al acabar la guerra se murió también. No se puede usté imaginar lo que fue aquello…
La llanura humea en torno a nosotros. Una banda de cuervos vuela graznando hacia Níjar. El cielo sigue imperturbablemente azul. El canto de las cigarras brota como una sorda protesta del suelo.
_ Nosotros sólo vivimos de las tunas. La tierra no da para otra cosa. Cuando pasamos hambre nos llenamos el estómago hasta atracarnos. ¿Cuántas dijo que se comía usté?
_ No sé, docenas.
_ En casa hemos llegado a tomar centenares. El año pasado, antes de que mi mujer cayera enferma, le dije “Come, haz igual que yo, a ver si reventamos de una vez”, pero los pobres tenemos el pellejo muy duro.
El viejo parece verdaderamente desesperado y, como hace ademán de levantarse y escampar, me incorporo también.
_ ¿A cuánto las vende usted? – digo.
El viejo vuelca las tunas por el suelo y se mira las alpargatas.
_ No se las he vendido. Se las he regalado.
Torpemente saco un billete de la cartera.
_ Es una caridad – dice el viejo enrojeciendo -. Me da usté una limosna.
_ Es por las tunas.
_ Las tunas no valen nada. Déjeme pedirle como los otros.
Por la carretera pasa una motocicleta armando gran ruido.
El viejo alarga la mano y dice:
_ Una caridad por amor de Dios.
Cuando reacciono ha cogido el billete y se aleja muy tieso con el cenacho, sin mirarme.”
Goytisolo, Juan (1959) Campos de Níjar. Seix Barral, Barcelona ( pp. 58 – 63).

sábado, 13 de mayo de 2017

Ética, investigación científica y los crímenes de la Dra. Oberheuser


Los experimentos con seres humanos y la ética de la investigación científica

LOS TRABAJOS DE LA DRA. HERTHA OBERHEUSER
EN RAVENSBRÜCK (1942 – 1943).

Lic. Fernando Britos V.

Las investigaciones desarrolladas por los médicos nazis adolecían de brutales fallas éticas y errores metodológicos. Infligieron sufrimientos en forma deliberada, innecesaria y sin sentido a seres humanos totalmente deshumanizados por el racismo. Fueron sádicos torturadores y asesinos encubiertos por el fanatismo de una autoproclamada raza superior. La ciencia que viola los derechos humanos, es mala ciencia. Sin respetar los principios éticos no puede haber buena ciencia con resultados beneficiosos para la sociedad.

Este texto está estructurado en la siguiente forma: 1) Datos biográficos de la Dra. Hertha Oberheuser y de algunos de sus jefes y colegas; 2) Los escenarios de la experimentación; 3) Los experimentos llevados a cabo; 4) El juicio a los criminales y sus secuelas inmediatas (Código de Nüremberg); 5) Cuestiones éticas de la investigación científica.

1 – Datos biográficos de la Dra. Oberheuser
La Dra. Hertha Oberheuser (1911 - 1978) fue en cierto sentido un personaje secundario en una trágica y sádica carnicería, por cuanto era la mano derecha del Dr. Fritz Fischer (1912 - 2003) quien a su vez fue el principal ayudante quirúrgico del cirujano Dr. Karl Gebhardt (1897-1948) para llevar a cabo los experimentos con seres humanos que se desarrollaron sistemáticamente en el campo de concentración femenino de Ravensbrück y en el hospital de Hohenlychen, hace más de setenta años.

Hertha nació en Colonia, estudió medicina en la universidad de su ciudad natal y se especializó en dermatología. Antes de cumplir 29 años, en enero de 1940, se presentó como voluntaria para un cargo de médica en el campo de concentración femenino de Ravensbrück. Allí trabajó hasta 1943 y después lo hizo en el hospital de Hohenlychen hasta 1945. Pueden verse fotos de prontuario, con Hertha ya presa, y también fotos donde aparece muy producida (una joven rubia muy bonita), que declaraba en el estrado de los acusados en Nuremberg, impecablemente vestida con un traje saco negro, bien peinada y ataviada con un fino sombrero.

Ella y sus jefes fueron sometidos al llamado Juicio de los Doctores que se celebró entre 1946 y 1947, por parte de los estadounidenses. Hertha fue la única mujer entre los 23 médicos juzgados (7 fueron absueltos, 9 condenados a penas de prisión, 7 ahorcados entre ellos Gebhardt1). Estos profesionales habían ejecutado más de treinta diferentes experimentos con prisioneros de campos de concentración y eran altos oficiales de las SS (Schutzstaffel) o empleados civiles de la organización paramilitar, policíaca y de combate (Waffen SS) que tenía el control absoluto del monstruoso complejo de los campos de concentración y de exterminio. Por esta razón las SS fueron declaradas por los aliados como “organización criminal” y teóricamente el solo hecho de haber revistado en ella significaba la comisión de crímenes de guerra y de lesa humanidad.

Como veremos al referirnos a los procedimientos que desarrollaron los acusados y su escenario - en este caso en Ravensbrück (que en alemán significa “el puente de los cuervos”) - los juicios a estos criminales tuvieron un significado simbólico pero escaso efecto práctico vista la magnitud de las atrocidades cometidas. No solamente el número de los imputados fue ínfimo (y está demostrado que cientos y tal vez miles de los médicos militares alemanes participaron o toleraron atrocidades y vejaciones contra la población civil y contra prisioneros de guerra) sino que los condenados a prisión recibieron conmutaciones tempranas, quedaron en libertad y la mayoría siguió ejerciendo su profesión o se jubiló con suculentas pensiones y falleció en la ancianidad sin ser molestado en la República Federal Alemana.

El jefe de Hertha, Fritz Fischer, resultó culpable en tres de los cuatro cargos que se le imputaron, a saber: crímenes de lesa humanidad, genocidio y guerra de agresión (igual que Gebhardt). Fue condenado a cadena perpetua pero la pena se redujo al poco tiempo a 15 años de prisión de los cuales cumplió apenas 6 años. A principios de 1954 quedó en libertad, recuperó su licencia profesional e hizo carrera en la gran compañía químico-farmacéutica Boehringer Ingelheim hasta su muerte a los 90 años de edad.

Hertha Oberheuser, encontrada culpable de dos de los cargos: crímenes de lesa humanidad y genocidio, fue condenada a 20 años de prisión pero se le conmutó rápidamente a 10 de los que cumplió solamente 5 por “buena conducta”. De este modo ella también ejerció la medicina como médica de familia, desde 1952, en una pequeña localidad de la RFA, hasta que una de sus víctimas la reconoció en 1958. Entonces perdió su licencia profesional y vivió retirada hasta que falleció 20 años después.

La Guerra Fría había avivado el interés en ciertas esferas políticas, militares y científicas, especialmente de los Estados Unidos y Gran Bretaña, por los investigadores, científicos y profesionales alemanes y por sus presuntos hallazgos y avances científicos conseguidos en todos los campos. Para los servicios secretos de las Estados Unidos esto se denominó “Operación Paperclip” y consistió en interrogar a los profesionales y militares nazis y enrolarlos sacándolos de Alemania para que trabajaran en la industria armamentística, en cohetería, armas biológicas, investigación clínica, organización de redes de espionaje, física atómica, etc. preferentemente con todos sus equipos, archivos y publicaciones. La Unión Soviética también consiguió enrolar a varios científicos para trabajar especialmente en investigaciones de punta en electrónica, física y química, incluyendo la tecnología atómica.

Al terminar la guerra, en 1945, los procedimientos de “desnazificación” cesaron en pocos meses en las zonas de ocupación británica y estadounidense y miles de criminales de guerra (miembros de las SS, la Gestapo, la Wehrmacht y cuerpos auxiliares) fueron liberados de campos de prisioneros, dotados de documentos y trabajo en la administración pública, en la policía, en la justicia, en la enseñanza y en la salud. En las zonas de ocupación francesa y soviética la investigación de los crímenes de guerra fue más rigurosa, lo mismo que en varios de los países ocupados por los nazis (Polonia, Yugoeslavia, Checoeslovaquia, Hungría y la URSS).

En este marco es posible comprender la extraordinaria benevolencia de la que disfrutaron seres como Fritz Fischer y Hertha Oberheuser.

2 – Los escenarios de la experimentación

Ravensbrück (“el puente de los cuervos”) fue el mayor de los campos de concentración para mujeres ubicado en territorio alemán. Se encontraba en Brandenburgo, unos 90 kilómetros al norte de Berlín en una región de lagos y bosques. Se inauguró en 1938 con prisioneras políticas provenientes de Lichtenburg un campo establecido en 1934 que pasó a ser dependiente del complejo brandenburgués aunque se encontraba bastante lejos en el Este, a orillas del Elba.

Entre 1939 y 1945 pasaron por Ravensbrück unas 132.000 mujeres y niños y 20.000 hombres y adolescentes. Procedían de más de 40 países y etnias. Se estima que unos 90.000 seres humanos murieron en ese periodo por desnutrición y extenuación, enfermedades curables, víctimas de castigos y torturas, ahorcadas, fusiladas, gaseadas y como resultado de los experimentos crudelísimos que veremos enseguida. La mayoría de las presas eran militantes políticas, polacas, francesas, alemanas e incluso algunas españolas capturadas en Francia. También había judías, testigos de Jehová y gitanas romaníes, entre otras.

El personal y guardias de las SS que pasaron por ese campo sumó 1.554 (28 subcampos dependían del campo principal). La empresa Siemens instaló plantas fabriles junto al campo para producir piezas de armamento con el trabajo esclavo de las reclusas. Había una veintena de barracones; las condiciones eran espantosas (gran hacinamiento, absoluta falta de higiene, comida pésima e insuficiente, falta de abrigo) y la crueldad del trato era increíblemente brutal.

Las guardianas eran mujeres que no pertenecían a las SS sino que eran auxiliares civiles uniformadas, munidas de látigos y garrotes y acompañadas por perros de guardia (las Aufseherinen). Ravensbrück también sirvió como campo de entrenamiento para guardianas de Auschwitz, Dachau y toda la constelación de campos de exterminio.

Uno de los barracones tenía dependencias reducidas especiales donde se llevaban a cabo los experimentos con mujeres, las esterilizaciones y el asesinato de recién nacidos (que eran ahogados en una pileta, encerrados para morir de hambre o estrellados contra los muros por las guardianas como se testificó cuando los juicios).

Quienes sobrevivieron a Ravensbrück sufrieron y mantienen (porque un puñadito de ellas todavía vive) terribles secuelas físicas y psicológicas, discapacidades, esterilización, lesiones, mutilaciones y otros daños irreversibles, en especial a consecuencia de los experimentos que Gebhardt, Fischer y Oberheuser realizaron con ellas.

No menos de cien prisioneras fueron prostituidas en un burdel que montaron las SS cerca del campo. Un número incalculable de presas, de las 50.000 que se encontraban en el campo, a fines de abril de 1945, cuando el Ejército Rojo se aproximaba, emprendieron una “marcha de la muerte” caminando hacia el noroeste, por orden de Himmler, para no dejar a las que podían atestiguar sus crímenes ante los soviéticos. Muchos miles fueron rematadas a tiros y garrotazos cuando caían desfallecidas al borde del camino.

Aparte de los experimentos médicos que tuvieron lugar en Ravensbrück, a unos pocos kilómetros más cerca de Berlín, se encontraba Hohenlychen, un complejo de edificios actualmente en ruinas que fue el centro de operaciones de los médicos de las SS, encabezados por el Dr. Gebhardt y también sirvió como centro de descanso para personalidades y visitantes ilustres de todo el mundo, centro de medicina deportiva y entrenamiento olímpico de alta competencia y refugio para los jerarcas nazis, especialmente para Himmler y su entorno (su amante, su hijo, sus colaboradores más directos).

Hohenlychen fue creado como una especie de gran aldea, con construcciones monumentales (estilo Art Nouveau), en 1902, para servir como centro de tratamiento de niños tuberculosos. Contaba con fábricas, talleres, panaderías, huertas e instalaciones que aseguraban su autosuficiencia. En 1934, las SS se apoderaron de ese complejo que está situado en un paisaje de gran belleza, rodeado de lagos y bosques, y lo ampliaron con enormes piscinas cubiertas con claraboyas corredizas, laboratorios, salas especiales, gimnasios y facilidades de hotelería de gran lujo.

Desde mediados de 1943 hasta su huida para entregarse a los ingleses, al fin de la guerra en abril/mayo de 1945, Gebhardt, Fischer y Oberheuser siguieron desarrollando sus brutales experimentos y sobre todo algunos de los más cruentos que comprendían amputaciones y trasplantes de miembros entre prisioneros que les eran remitidos desde Ravensbrück u otros campos.

De hecho este centro fue el último escondite para Himmler y Gebhardt. El complejo nunca fue bombardeado por la aviación debido a las grandes cruces rojas pintadas en todos los techos. De allí los jefes de las SS huyeron hacia el oeste, a fines de abril de 1945, antes de que los soviéticos completaran el cerco de Berlín y fueron capturados, casualmente, por los ingleses.

Entonces Hohenlychen fue clausurado. Las tropas soviéticas utilizaron los edificios como hospitales y depósitos hasta que todo quedó abandonado. Desde entonces es un conjunto ruinoso e impresionante que puede verse en videos turísticos y fotos de aficionados. Para quienes no accedan a las imágenes y conozcan los edificios de la estancia presidencial de Anchorena, en el departamento de Colonia, deben imaginar algo arquitectónicamente parecido pero multiplicado veinte o treinta veces en tamaño y extensión.

3 – Los experimentos que se llevaron a cabo

Bajo la dirección, supervisión y participación directa del Dr. Gebhardt, los Dres. Fischer y Oberheuser desarrollaron en unos 14 meses, entre 1942 y 1943, tres tipos de experimentos intensivos sobre prisioneras de Ravensbrück: a) experimentos con trasplantes y presunta cirugía reconstructiva; b) experimentos sobre tratamiento de heridas de guerra y c) experimentos de esterilización.

a) experimentos con trasplantes y presunta cirugía reconstructiva - Desde setiembre del 42 hasta diciembre del 43, se llevaron a cabo experimentos para estudiar la regeneración de huesos, músculos y fibras nerviosas, así como el trasplante de huesos y miembros completos de una persona a otra (trasplante sobre “sujeto vivo”). El Dr. Gebhardt venía experimentando estos últimos en Hohenlychen desde 1939 y continuó efectuándolos hasta 1945 (los sujetos a mutilar provenían de campos de prisioneros de guerra y eran asesinados después de observar la evolución fallida de los intercambios).

Para estudiar regeneración ósea, muscular y nerviosa se sometió a 74 jóvenes polacas, presas por participar en la resistencia a la ocupación nazi de su país, a brutales intervenciones, con y sin anestesia, que consistían en incisiones en las piernas para hacer descubiertas de tibia y peroné, a veces de muslo para la descubierta del fémur y la musculatura; se hacían resecciones para extraer muestras, se practicaban injertos óseos entre víctimas y se observaba la evolución de las lesiones. Esto causaba horrendos y prolongados sufrimientos, en todos los casos dejaba horribles cicatrices producto de mala suturación o sencillamente de falta de esta y en muchos representó la pérdida de miembros.

Como resultado de estas operaciones de “disección en vivo” muchas víctimas sufrieron intensa agonía, mutilación o discapacidad permanente. En el Juicio de los Doctores se presentaron decenas de mujeres que sobrevivieron, demostraron la sádica carnicería a que habían sido sometidas por la Dra. Oberheuser y testimoniaron en su contra. Una de ellas, Jadwiga Dzido, por ejemplo, que había sido estudiante de la Universidad de Varsovia y correo de la resistencia, subió al estrado y la foto de sus piernas destrozadas puede verse en la revista Life del 24 de febrero de 1947 (imagen asequible por Internet).

b) experimentos sobre tratamiento de heridas de guerra En 1942/43 también se aplicaron procedimientos inhumanos y crueles para investigar la eficacia de las sulfamidas como agentes antimicrobianos, sobre el grupo de jóvenes prisioneras polacas (el promedio de edad se ubicaba en los 23 o 24 años, la menor tenía 16 y la mayor 48).

Las primitivas sulfas fueron el primer antibiótico eficaz anterior a la penicilina pero su historia encierra todo tipo de intrigas, espionaje y disputas, experimentación con humanos y anuncios milagrosos, que se produjeron entre científicos alemanes, por un lado y franceses y británicos por el otro, desde fines del siglo XIX. Después de la Primera Guerra Mundial se fueron sintetizando (a partir de anilinas que era el fuerte de la química germana) las primeras sulfas.

Entre noviembre y diciembre de 1941, la Wehrmacht había sufrido muchas bajas en los feroces combates del frente germano-soviético. Un alto porcentaje de los soldados quedaban incapacitados o morían a causa de la gangrena gaseosa, del tétanos o por sepsis a partir de sus heridas. Los tratamientos eran esencialmente dos: la cirugía de campaña con drásticas resecciones y amputaciones o la quimioterapia. En este último caso la droga de elección era la sulfamida (el Prontosil, producido por la Bayer parte del gigante complejo químico de la IG Farben), disponible desde diez años antes del comienzo de la Segunda Guerra Mundial. La cantidad de bajas por infecciones era tan enorme que Himmler dispuso que los médicos de las SS y las empresas farmacéuticas intensificaran al máximo los estudios para mejorar los tratamientos antibióticos.

A fines de mayo de 1942, paracaidistas checos trasladados desde Gran Bretaña, atentaron contra Reinhard Heydrich, el lugarteniente de Himmler y preferido de Hitler, en Praga. Las heridas causadas por una granada arrojada al coche no eran necesariamente mortales. El Carnicero de Praga, como se le conocía, fue internado e intervenido quirúrgicamente pero las esquirlas de metal, parte del relleno del asiento, crines, cuero y trozos de tela habían introducido en su tórax y abdomen el Clostridium perfrigens responsable de la mortal gangrena gaseosa y otros gérmenes patógenos. El Dr. Gebhardt fue enviado a Praga por Himmler pero nada pudo hacer. Se le aplicaron sulfas con cierta reticencia pero Heydrich murió por septicemia a principios de junio de 1942.

Esto hizo que Karl Gebhardt empezara inmediatamente en Ravensbrück con sus experimentos sobre las jóvenes prisioneras polacas que seleccionó para reproducir en ellas “heridas de guerra” y comparar tratamientos entre grupos con el fin de determinar cuáles eran los más eficaces. El trabajo de la Dra. Oberhauser que fue la ejecutora de los sádicos procedimientos consistía en hacer grandes incisiones en la parte blanda de las piernas e infectarlas con bacterias (Clostridium perfrigens – gangrena gaseosa -, Clostridium tetani – tétanos -, Estafilococo áureo y además neurotoxinas).

Para simular las condiciones que suponían se encontraban en el frente de combate, la Dra. Oberheuser introducía en las heridas trapos y cueros sucios, clavos oxidados, astillas de vidrio, virutas de madera, aserrín y tierra entre otros elementos piogénicos. Otro de los procedimientos de “simulación” que llevaba a cabo la Dra. Oberheuser consistía en interrumpir la circulación sanguínea en ambos extremos de la lesión longitudinal, mediante ligadura de vasos, con las terribles consecuencias que pueden imaginarse.

A un grupo de las intervenidas se les aplicó sulfas después de iniciada la infección, la fiebre o la supuración y no se les brindó cuidado posoperatorio. En ciertos casos se les enyesaba la pierna desde el talón a la rodilla, en otros se dejaba la herida expuesta o se la suturaba sin desinfección alguna. A otro grupo ( “de control”) se le practicaba días después de la contaminación una cirugía local y una desinfección convencional no antiobiótica.

Estas operaciones no siempre se hacían con anestesia y solían repetirse con meros fines de observación (es decir sin intervención curativa, reparatoria o paliativa). Muchas estuvieron enfermas por meses y casi todas quedaron lisiadas. La Dra. Hertha también hacía inoculaciones intramusculares en las piernas sin efectuar hendiduras ni aplicar antibióticos y observaba la evolución de la sepsis.

Varias de las presas polacas en Ravensbrück eran médicas o enfermeras tituladas y testificaron en Nuremberg dando información técnica precisa sobre las atrocidades que sufrieron las víctimas. Tal es el caso de la Dra. Sofía Maczka. Explicó que Weronika Kraska contrajo tétanos y murió días después de ser infectada. Asimismo Kasimiera Kurowska víctima de la gangrena gaseosa. Aniela Lefanowicz, Zofia Kiecol y Alfreda Prus murieron por edema maligno y María Kusmierczuk sobrevivió al mismo pero quedó lisiada por el resto de su vida. Siete u ocho fueron fusiladas o gaseadas para enterrar la prueba de los crímenes.

Casi sesenta presas polacas fueron entregadas a Suecia, a través del conde Folke Bernadotte, por órdenes del Reichsführer-SS Himmler que pretendía negociar una situación favorable para él durante las semanas agónicas del Tercer Reich.

Los testimonios de prisioneras que sobrevivieron a los procedimientos se acumularon contra Hertha Oberheuser durante el juicio. Eran pruebas vivientes del sadismo al que fueron sometidas. Testificaron - además de la citada J. Dzido - Jagwida Kaminska, Zofía Sokulsk, Zofía Baj, Janina Iwanska, Helena Piasecka, Zdenka Nevedova-Nejedla y Gustana Winkowska. 2

c) Experimentos de esterilización – En forma más ocasional pero extensiva, las mujeres recluidas en Ravensbrück también fueron sometidas a esterilización forzada. El responsable directo de estos procedimientos, presuntamente experimentales, fue el Dr. Carl Clauberg 3 pero la Dra. Oberhauser tuvo conocimiento directo de esas acciones.

4 – El juicio a los criminales y sus secuelas inmediatas – Las investigaciones sobre lo sucedido en Ravensbrück estuvieron, en primera instancia a cargo de los británicos, quienes muy parsimoniosamente prepararon un primer juicio público para Gebhardt, Fischer, Oberheuser y algún otro médico, contra los responsables de las SS y contra las guardianas del campo.

Tanto Polonia como Francia reclamaron a Gran Bretaña, la extradición del equipo médico para juzgarlos, alegando que las víctimas habían sido sus connacionales. Los británicos rechazaron enfáticamente esos pedidos porque querían mantener un control absoluto sobre los presos y las pruebas. En torno a las entrevistas y sesiones acusatorias que se empezaron a hacer en Hamburgo (en la zona de ocupación británica) los servicios de inteligencia montaron un aparato de escuchas telefónicas, espionaje postal y seguimientos, para sondear el estado de ánimo de los civiles alemanes que eran instados a concurrir a las audiencias públicas.

Hay que tener en cuenta que Churchill y su gobierno eran los puntales del espíritu derechista, anti-soviético, que alentó la llamada Guerra Fría, aún antes de la derrota final de la Alemania nazi. En relación con los crímenes de guerra y los nazis convictos, miembros de las SS y colaboradores de otras naciones, la posición de los británicos era con mucho la más benévola.

Al mismo tiempo actuaron lentamente en la sustanciación de los juicios, lo que permitió que una cantidad de detenidos recuperaran la libertad, obtuvieran papeles y trabajo, cambiaran su identidad o se fugaran al exterior, todo con la complicidad flagrante de la Cruz Roja, de la Iglesia Católica bávara y del Vaticano.

Los estadounidenses, en cambio, tenían una posición más pro activa. Eligieron la linea de apurar los juicios para terminar de una vez con el problema. De esta manera, trasladaron a Europa un aparataje técnico y jurídico considerable y se concentraron en los peces gordos, reclamaron jurisdicción sobre los detenidos importantes y los ingleses debieron ceder aunque quejándose de que su sistema jurídico era más justo, prolijo y garantista mientras que al de los estadounidenses lo consideraban más superficial y espectacular.

En el trasfondo de estas diferencias no había solamente una puja de preeminencia o prestigios jurídicos sino criterios políticos diferentes: los estadounidenses estaban interesados en saldar cuentas con los criminales y jefes más connotados y ganar reconocimiento mundial por ello (se avinieron a incorporar un juez polaco y uno francés a la corte especial) y respeto entre los alemanes vencidos (que se habían vuelto demócratas repentinamente en mayo de 1945). Esto permitiría, por otro lado, desarrollar una operación de blanqueo y enrolamiento de técnicos, especialistas, jefes militares, espías y ponerlos a su servicio tanto en Estados Unidos como en Europa u otros lugares del mundo 4.

El hecho es que los estadounidenses tomaron el asunto en sus manos, cambiaron el lugar de los juicios (porque en Hamburgo pervivían grandes simpatías hacia los nazis entre la población civil, como lo comprobó el espionaje inglés) y establecieron la sede en Nuremberg (la cuna simbólica del nazismo). El Juicio de los Doctores empezó a fines de 1946, y a regañadientes los fiscales ingleses debieron ceder los presos, la información y documentos probatorios y los testigos que habían reunido.

Los tres doctores de Ravensbrück tuvieron el mismo equipo de abogados defensores, encabezado por el Dr. Alfred Seidl, que venía de actuar como defensor de Rudolf Hess, en el primer juicio a los cabecillas nazis capturados. El Dr. Seidl no inventó el agua tibia, sus argumentos fueron esencialmente dos: en primer lugar “la obediencia debida”: sus clientes eran médicos sometidos al fuero militar o para militar y cumplían estrictamente las órdenes de la superioridad; en segundo lugar argumentos que han hecho más carrera, dado que sostenían que los médicos alemanes tenían las más altas calificaciones técnicas y una gran experiencia profesional y que sus experimentos con humanos se habían hecho en nombre de la mejor ciencia, para el avance del saber curar y prevenir y en beneficio de toda la humanidad.

Karl Gebhardt fue llevado al estrado por su abogado Seidl para declarar en su defensa. Asumió total responsabilidad sobre la experimentación en Ravensbrück y en Hohenlychen (lo que naturalmente no exculpaba a sus ejecutores Fischer y Oberheuser), habló horas refiriéndose a los fines estratégicos de la medicina militar, más allá del bienestar individual de los soldados, y al problema de las heridas infectadas como fundamental en las bajas que se producían en todas las guerras y en muchas actividades humanas.

Respecto a la selección de las sujetos experimentales señaló que las polacas habían sido juzgadas y condenadas a muerte por actividades terroristas contra las fuerzas alemanas por lo que su participación en los experimentos no merecía condena moral y era incluso “una oportunidad” para las prisioneras. Después de escuchar los testimonios de sus víctimas, el Dr. Gebhardt intervino nuevamente diciendo que las jóvenes polacas estaban llenas de odio contra todo lo alemán y en particular contra su persona, a pesar de que había sido él quien había autorizado la entrega a Suecia de 60 de ellas.

Gebhardt también habló de otros experimentos médicos que conocía bien por ser el jefe médico de las SS. Aludió a las vacunas experimentales contra el tifus una enfermedad que, en todas las guerras de la historia había sido más mortífera que las armas de los contendientes. Durante la Primera Guerra Mundial, los alemanes tenían una vacuna (la desarrollada por Rudolf Weigl) pero era muy costosa y de lenta producción de modo que debieron limitarse a combatir los vectores de las bacterias (piojos, pulgas y garrapatas).

En 1941 el Dr. Erwing Ding-Schuler, mayor de las SS, (1912 - 1945) se dedicó a experimentar desaprensivamente con vacunas, venenos y tratamientos sobre prisioneros de los campos de Buchenwald y Natzweiler que habían sido inoculados con causantes de tifus, cólera, viruela y fiebre amarilla. Cientos de prisioneros, murieron en esos experimentos y el Dr. Ding-Schuler se suicidó en agosto de 1945 antes de ser juzgado junto con sus colegas.

La obediencia debida fue rápidamente demolida por el Fiscal Especial para Crímenes de Guerra, el Brigadier General Telford Taylor, como ya lo había hecho poco antes en el Juicio a los Capitostes Nazis. Los abogados defensores de criminales de guerra, como se sabe, siguen insistiendo con ese argumento pero en el caso del equipo médico del “puente de los cuervos” no sirvió para exculparlos.

En su alegato, los abogados defensores sostenían que los experimentos médicos sobre condenados a muerte podían ser dispuestos por un Estado soberano, sin consentimiento del sujeto, cuando existía el objetivo de aliviar el sufrimiento humano. Esta idea fue plenamente refutada porque partía de la base totalmente falsa que las mujeres presas habían sido juzgadas con todas las garantías. Esta legitimación de la atrocidad del mundo concentracionario no prosperó. Las presas ya sometidas a las condiciones más abyectas y brutales no podían ser sujeto de sádicos experimentos cuya equivalencia o no con la pena capital parece una burla sangrienta.

Con los avances de la historiografía, ya a fines del siglo pasado, se encontró que las presas polacas, que se autodenominaban “las conejillas”, se consideraban prisioneras de guerra y enfrentaron valientemente a los médicos. Para ello dirigieron una protesta escrita al comandante SS de Ravensbrück, Fritz Suhren - que era el encargado de entregar prisioneras para los experimentos – negándose a participar. Suhren no estaba totalmente de acuerdo con el equipo médico porque su idea era que la mayoría de las mujeres bajo su égida eran presas políticas a las que había que exterminar con trabajos forzados y comida insuficiente 5. Sin embargo, debió rechazar la protesta de las mujeres y disculparse con Gebhardt por orden de Himmler.

El Juicio de los Doctores tuvo bastante exposición mediática pero su resultado más perdurable e importante fue un trabajo presentado por el Dr. Leo Alexander, un psiquiatra de origen judío austríaco que había emigrado a los Estados Unidos en 1933 y que en 1945 volvió con grado de mayor y como asesor científico del Fiscal Especial para Crímenes de Guerra. Sus observaciones y análisis acerca de la experimentación con seres humanos por los médicos nazis han pasado a ser pieza fundacional en el tratamiento de los problemas éticos y metodológicos de la ciencia y de la defensa de los derechos humanos, conocida como Código de Nuremberg.

Aunque los científicos han seguido profundizando en los dilemas éticos que entraña su quehacer, los diez puntos de Alexander siguen siendo un fundamento de la bioética que conviene recordar. Sin embargo los gobiernos no los acogieron con los brazos abiertos. De hecho los puntos formulados nunca se incorporaron a la legislación ni en los Estados Unidos ni en Alemania, ni antes ni ahora.

La que sigue es una versión simplificada y adaptada del texto original:

4.1) Es absolutamente esencial el consentimiento voluntario del sujeto humano, también denominado hoy consentimiento informado. Esto significa que la persona implicada debe tener capacidad legal para dar consentimiento; debe ser capaz de hacer una elección libre, sin intervención de cualquier elemento de fuerza, fraude, engaño, coacción o coerción; debe conocer y comprender los elementos que le permitan tomar decisiones razonables e informadas. Antes de que el sujeto de experimentación otorgue su consentimiento para participar, debe conocer la naturaleza, duración y fines del experimento, el método y los medios con los que será realizado; todos los inconvenientes y riesgos que pueden ser esperados razonablemente y los efectos sobre su salud y otras incidencias que puedan resultar de su participación en el experimento. Es responsabilidad directa, personal, ineludible e indelegable de quienes promuevan, dirijan o participen en un experimento con seres humanos, el asegurarse de la calidad del consentimiento de todos los que se someten a él.

4.2) El experimento debe estar concebido para arrojar resultados provechosos en beneficio de la sociedad y siempre que dichos resultados no puedan conseguirse por otros medios o métodos. Los experimentos no pueden ser de naturaleza aleatoria o ser llevados a cabo con simples fines de observación innecesaria.

4.3) Los experimentos con seres humanos deben ser proyectados y basados en resultados de experimentación animal y de un conocimiento adecuado de la enfermedad o el problema que se pretende estudiar. De este modo, los antecedentes y resultados previos justificarán la realización del experimento.

4.4) El experimento debe ser realizado de tal forma que se evite todo sufrimiento físico y mental innecesario y todo daño.

4.5) No debe realizarse ningún experimento cuando exista una razón independiente de la experiencia para suponer que pueda ocurrir la muerte o un daño capaz de resultar en incapacidad, excepto, quizás, en aquellos experimentos en que los médicos experimentales sean ellos mismos los sujetos.

4.6) El grado de riesgo que se puede enfrentar durante un experimento no debe exceder nunca el determinado por la importancia humanitaria del problema que ha de ser resuelto con el experimento.

4.7) Los experimentadores deben tomar todos los recaudos y contar con medios adecuados para proteger a los sujetos de experimentación contra la posibilidad, incluso remota, de daño, incapacitación o muerte.

4.8) El experimento debe ser realizado únicamente por personas científicamente calificadas y en todas las etapas de un experimento debe exigirse el mayor grado de experiencia, pericia y cuidado en aquellos que realizan o están implicados en dicho experimento.

4.9) Durante el curso de un experimento los sujetos humanos deben tener la libertad de interrumpirlo en cualquier momento si considera que la continuación del experimento le parezca imposible o intolerable.

4.10) Durante el curso de un experimento el científico responsable tiene que estar preparado para interrumpirlo en cualquiera de sus etapas, si tiene razones para creer de buena fe, que se requiere de él una destreza mayor y un juicio cuidadoso de modo que una continuación del experimento traerá probablemente como resultado daño, discapacidad o muerte del sujeto de experimentación.


5) Cuestiones éticas de la investigación científica


Aunque el juzgamiento de los criminales de guerra nazis en Nuremberg tuvo resultados acotados, poco significativos en cuanto a una erradicación definitiva del nazismo en Alemania, a la superación del racismo y a la prevención de genocidios y crímenes de lesa humanidad en todo el mundo, es innegable que produjo un impacto importante desde el punto de la historiografía, la política, la ética, la filosofía de la ciencia y en general sobre la importancia del respeto de los derechos humanos para la convivencia y supervivencia de la especie sobre el planeta.

5.1 – Historias de odio y aniquilamiento - Antes de enfocar algunas de las cuestiones éticas desencadenadas por los crímenes del nazismo, debemos hacer algunos señalamientos. En primer lugar, la existencia de múltiples antecedentes sobre crueldad entre humanos, degradación, abyección y genocidios. Hay textos milenarios, que varias religiones consideran sagrados, rebosantes de historias de odio y venganza, masacre, esclavización y exterminio de pueblos enteros a manos de autoproclamados “pueblos elegidosautoinvestidos del poder para crearse enemigos y aniquilarlos como si fueran alimañas.

La total falta de compasión, la crueldad, la degradación y el despojo de vidas y bienes, el arrasamiento de culturas enteras, la explotación imperialista de un pueblo sobre otro, la opresión de clases dominantes sobre los dominados, siempre han encontrado su justificación y su razón aparente en mandatos provenientes de entidades sobrenaturales, en las razones presuntamente superiores de índole mitológica, económica, política, biológica, en la necesidad de ejercer el poder y el sometimiento como condición de vida: la pureza racial, la eugenesia, las clasificaciones degradantes para los oprimidos, la segregación, la discriminación, el terror, el odio hacia lo diferente, el salvacionismo intolerante.

El conocimiento científico o las elucubraciones de los sabios - que son conocimientos sociales por excelencia, es decir productos permanentemente refinados del saber humano - nunca han estado separados o enajenados sino empeñados en la peripecia de la humanidad. El conocimiento siempre ha tomado partido, a veces para oponerse al odio y la crueldad, a veces para luchar desde el gabinete, desde la plaza o desde las barricadas, pero también a veces para justificar los crímenes, para distraer la atención, para nublar la visión, para ocultar la verdad, para plantear falsos dilemas y en definitiva para mantener las condiciones que permitieron, en algún momento, el desarrollo de las perversiones y el dominio de los intereses más oscuros y malignos que son producto de las condiciones concretas de la sociedad y la civilización.

5.2 - El Código de Nuremberg y el utilitarismo - Hace ya setenta años, después de abismarse en los Juicios de Nuremberg, el Dr. Leo Alexander decidió denunciar los pseudo experimentos de los médicos de las SS y proponer medidas capaces de prevenir su reiteración 6. Eso es lo que hizo. Lo más sorprendente no es que cientos y tal vez miles de estudiantes y profesionales de todas las ramas de la ciencia se hayan dedicado a estudiar, aplicar y mejorar sus propuestas en todo el mundo. Lo más sorprendente es que cientos y miles de científicos se planteen dilemas y aporías en relación con los crímenes de los médicos nazis y con el uso o reconocimiento de lo que creen que son sus resultados prácticos.

La razón de ser del trabajo del Dr. Alexander radica en la relación entre cada uno de los puntos del Código con lo que realmente sucedió en el campo de las ciencias de la salud bajo el Tercer Reich. El auto escrutinio ético, que cada estudiante, cada profesional, cada investigador, debe hacer sobre su trabajo no puede efectuarse al margen de un estudio histórico. Más que saberse de memoria los preceptos de Alexander, lo que importa es ubicarlos en el contexto político, histórico, filosófico y práctico que los suscitó. Las consideraciones éticas, como los experimentos científicos, deben basarse en un conocimiento sólido de los contextos concretos. Los científicos no pueden ignorar la historia ni por un instante.

La historiografía evoluciona y aporta nuevos datos acerca de lo que sucedió, nuevas interpretaciones de viejos datos, nuevos documentos. Los alemanes y los europeos en general no han terminado de polemizar y extraer conclusiones acerca de lo que aconteció en la primera mitad del siglo XX. La Guerra Fría, que parecía haber terminado con el siglo, sigue muy animadamente en los círculos científicos porque los fenómenos mundiales, las guerras en el Oriente Medio, el alud de los infelices inmigrantes africanos, asiáticos y de los países más pobres, las hambrunas, las enfermedades y las propias condiciones y contradicciones internas de los países ricos, alimenta el racismo, la discriminación, la construcción de campos de concentración, de muros y cercas electrificadas, de guetos.

En este panorama no es extraño que el nazismo sea reivindicado y no por grupúsculos fanáticos o por políticos mercachifles del odio sino por profesores y académicos que van desde el llamado “negacionismo” (el exterminio masivo de personas no existió, “o fue un mal menor”) hasta los que justifican el antisemitismo, el anticomunismo y proponen medidas discriminatorias, segregacionistas y crecientemente anti libertarias basándose en presuntos estudios propios.

Para la ética, que es una disciplina esencialmente polémica, el problema mayor no radica en los que exculpan a los nazis y reivindican a Hitler y sus secuaces, sino en los que dudan. Es decir, los científicos que desde el punto de vista de la ética utilitarista se limitan a condenar los métodos empleados por los médicos nazis pero piensan que sus objetivos eran útiles y sus resultados aprovechables. Los charlatanes pueden ser desenmascarados sin mucho esfuerzo pero para las ambigüedades no hay otro remedio que aportar esclarecimiento.

La formulación más extrema de la ética utilitarista es la de “el fin justifica los medios”. Ese fue el principio que los médicos nazis aplicaron a su defensa. Sostuvieron que habían recurrido a cruentos experimentos con humanos por el bien de la humanidad, para salvar la vida de miles y miles de heridos, en cualquier actividad, que podían ser afectados por infecciones bacterianas, venenos u otros agentes patógenos. O bien habían congelado hasta la muerte a decenas y cientos de prisioneros para estudiar las mejores formas de combatir la hipotermia y salvar la vida de náufragos. O habían sometido a anoxia aguda y generalmente mortal a presos encerrados en cámaras hipobáricas para prevenir las afecciones en los pilotos de aviación. O habían experimentado con productos químicos y biológicos sobre sujetos humanos para desarrollar vacunas y tratamientos para salvar a millones de personas. O habían practicado amputaciones, resecciones y disecciones en personas vivas, con y sin anestesia, para perfeccionar técnicas de cirugía regenerativa, ortopedia y trasplante de órganos que mejorarían o salvarían la vida de muchísimos seres. O habían infectado deliberadamente con los más terribles patógenos a decenas de mujeres y observado sus padecimientos - como hizo la doctora rubia, Hertha Oberheuser, en Ravensbrück – para afinar nuevos tratamientos.

Los médicos nazis y sus abogados, más allá de los jueces y los periodistas, se dirigían a sus colegas estadounidenses y británicos, presentándose como abnegados precursores de la investigación científica y aludían expresamente al gran valor de los datos que habían recogido y de las conclusiones que habían extraído. Ofrecían la posibilidad de utilizar esos “descubrimientos” para el bien de la humanidad e intentaron tentar al auditorio hablando sin tapujos de la trascendencia de sus experimentos, independientemente de sus destinos personales, pues ellos habían hecho lo que otros no se habían animado a hacer.

Esgrimieron abiertamente el utilitarismo tratando de salvar el pellejo o por lo menos su reputación como médicos. Algo así como “ustedes pueden condenar nuestros métodos, pueden resultarles monstruosos e inhumanos pero son científicos y nuestros hallazgos les serán útiles aunque nos abominen a nosotros porque nuestro objetivo, el bien de la humanidad, es el mismo que el vuestro”.

La falta de compasión, el desprecio absoluto por el sufrimiento que infligían a sus víctimas y sobre su destino posterior (cuando no derivaban directamente en hacerlas fusilar o gasear para borrar las huellas más molestas de su incapacidad humana y técnica) descalificaban en forma total los métodos que aplicaron los médicos nazis. Esta es la objeción ética fundamental: la medicina sin compasión es sadismo, tortura o perversión cuya intención primordial, final e inapelable es causar dolor y sufrimiento.

5.3) Sadismo y deshumanización sistémicaA la misma conclusión se llega cuando se examinan las técnicas de interrogatorio a prisioneros ya sean las aplicadas por los militares uruguayos durante la dictadura (1973-1985) como la de sus maestros: los esbirros de la Gestapo, los paracaidistas franceses, los torturadores estadounidenses de los “interrogatorios potenciados” o los especialistas militares israelíes. Su justificación es idéntica: obtener información para salvar vidas, prevenir atentados, proteger sus fuerzas. La verdad es siempre la misma: el objetivo de la tortura es la destrucción total o el mayor daño a un enemigo que se considera como una cosa, un humanoide (generalmente categorizado muy por debajo de cualquier animal de laboratorio) cuya vida no solamente carece de valor sino que debe ser ejemplarmente eliminada.

Quienes pretenden justificar el sadismo y la tortura en el trato de seres humanos o disculpar su magnitud y la perdurabilidad de sus efectos también apelan a otro tipo de explicaciones, por ejemplo atribuyéndola a un desequilibrio psíquico del torturador, a una explosión de ira u otras psicologizaciones, es decir a la intervención o acción de individuos aislados, descontrolados o “que se les fue la mano”.

Se trata del reverso lógico de la “obediencia debida”: el sádico actuó bajo órdenes o mandatos de autoridad y con ella trata de exculparse. El mandatario o el jefe atribuye los crímenes al exceso de celo de subordinados descontrolados o a la acción de agentes individualmente criminales. La verdad es que no hay que haber leído a Primo Levi, a Hanna Arendt o a Hans Mommsen para comprender que el sadismo en el trato a seres humanos es un asunto sistémico, social y en cierto sentido hasta cultural que no puede ampararse en intentos exculpatorios, forzosamente reduccionistas. Es intelectual y prácticamente fraudulento reducir los fenómenos sistemáticos a la acción de elementos aislados.

El equipo médico de Ravensbrück no era un grupo de sádicos que operaban por las suyas o científicos malignos empeñados en ritos satánicos; eran parte de un sistema política e ideológicamente articulado, eran un apéndice utilitario de una organización cuyos fines eran la eliminación y super explotación de “seres inferiores” privados de todo derecho y el enaltecimiento de una “raza superior” que lo poseería todo, si se nos permite tal simplificación.

Existían contradicciones, vacilaciones y variantes, no era un sistema perfecto ni mucho menos pero su propósito central estaba claro y su método fue el genocidio. En tal sentido, el bien de la humanidad no podía ser “un objetivo compartido” con otros científicos, investigadores o médicos que no estuvieran consustanciados o complicados, de un modo u otro, con el sistema nazi. Eran criminales y sus objetivos genocidas hacían inviable e injustificable el reconocimiento de sus resultados o la eficacia de sus métodos.

Esto fue comprendido por los jueces, por los médicos y particularmente por Leo Alexander. Los criminales tuvieron su castigo, benévolo es cierto, con excepción del Dr. Gebhardt que terminó en la horca aunque, siguiendo el desarrollo del juicio detalladamente se puede sospechar que la drasticidad del veredicto, en su caso, parece haberse apoyado más en su larga y estrecha relación de complicidad con el Reichsführer-SS Himmler, que por su papel directriz en los monstruosos experimentos con seres humanos.

5.4) Versiones sutiles de acciones brutales - Desde los tiempos de Nuremberg pero con mayor frecuencia en las últimas décadas hubo quien compró versiones más sutiles del utilitarismo interpuesto en aquellos alegatos. Estas versiones alimentan discusiones que llegan hasta nosotros: las que giran en torno a la idoneidad de los científicos y especialmente de los médicos y experimentadores alemanes y las que se refieren a la posibilidad de emplear sus “hallazgos” y más específicamente a la posibilidad de citarlos o referirlos como antecedentes en investigaciones actuales.

La opinión sobre la idoneidad de los alemanes, en cualquier terreno pero especialmente en el científico, en el estratégico y en el militar, han sido escrutados e interpretados en forma diferente a lo largo de los años. El hecho que Hitler, Himmler, Goering, Bormann y tantos otros capitostes nazis y altos jefes militares hubieran conseguido suicidarse para escapar a sus responsabilidades, no ha impedido que toneladas de documentos, memorias y testimonios hayan sido acopiados, ocultados y analizados una y otra vez. Miles de científicos, profesionales y técnicos que participaron en el montaje bélico siguieron trabajando y testimoniando, y con tiempo y estudio se ha ido ganando en auténtica comprensión sobre la “superioridad técnico-científica alemana”, sus grandes aciertos y sus grandes fallas.

Cuando el Juicio de los Doctores, en 1946 y 1947, algunos comentaristas y expertos opinaron que los acusados eran oportunistas con poca formación o sencillamente charlatanes. La verdad era otra. En realidad la mayoría de los encausados tenía importantes antecedentes académicos y una larga trayectoria en la experimentación con humanos y varios habían participado en el infame Proyecto T-4 mediante el cual, antes de la Segunda Guerra Mundial, el régimen nazi había llevado a cabo una cuidadosa selección para proceder esterilizar y a eliminar las “vidas inútiles” mediante inyecciones letales a cientos de miles de discapacitados y enfermos crónicos en todo el país. Se estima que los afectados fueron 400.0007.

Semejante capacidad puesta al servicio de un objetivo despiadado fue predecesora directa de la llamada Solución Final: el exterminio de los judíos europeos y en general de todos los enemigos, por antonomasia “seres inferiores”.

No todos los encausados eran afiliados al partido nacionalsocialista (NSDP) o necesariamente simpatizantes del nazismo en el ámbito público. Lo que si tenían en común era una postura conservadora, profundamente nacionalista, derechista, racista y a menudo aristocráticamente corporativa que hacía que la gran mayoría de esos expertos se prestaran a colaborar con los planes genocidas del nazismo. Algunos habían empezado por promover o apoyar las persecución de sus colegas izquierdistas primero, judíos enseguida y disidentes en general. Luego con las voraces exigencias de la guerra se volvieron carniceros apurados y crecientemente desprolijos.

5.5) El factor común y la deshumanización total - En los médicos del equipo de Ravensbrück, había un factor común todavía más estrecho para encuadramiento de sus acciones: su vínculo con las SS, la organización policíaca y para militar, encargada directamente del exterminio de presos, disidentes y deportados porque regía todo el universo concentracionario nazi y extendía sus tentáculos en todos los ámbitos de la sociedad alemana. Las SS, Der Schwarze Korps (El Cuerpo Negro) como se llamaba su periódico y su insignia, el Totenkopf (una calavera con dos tibias cruzadas), fueron los símbolos del brazo ejecutor de los mayores crímenes del nazismo.

El carácter represivo, fanático y despiadado, de las SS no permitía que sus médicos tuvieran objetivos diferentes o no totalmente coincidentes con los de la organización. Los médicos de las SS eran, más allá de las apariencias de los buenos tiempos, vulgares carniceros a quienes ni siquiera les interesaba matar limpiamente a sus víctimas.

Que las profesiones vinculadas con la enfermedad o la muerte de seres vivos, especialmente de los humanos, son estresantes no es novedad. Enfrentar el sufrimiento ajeno implica un inevitable compromiso de la sensibilidad del tratante. No es posible curar sin comprender y no es posible comprender sin compartir el sufrimiento físico y psicológico, las penurias del entorno y las perspectivas de un futuro incierto. No hay corazas impenetrables para transar esos compromisos. La experiencia y la compasión ayudan. Sin embargo, hay diferencias sustanciales entre las defensas de un profesional de la salud, de un sepulturero, de un científico, de un médico forense y las de un sádico responsable de tratamientos crueles e inhumanos.

La negación tiene patas cortas. Los desplazamientos de la sensibilidad hacia otros seres son artificiosos y a la postre inútiles 8. La deshumanización que promueve y permite el racismo es una pérdida de sensibilidad expresamente dirigida contra lo diferente y salvadas las distancias puede equipararse con la desensibilización que se encuentra en adictos terminales a las drogas o en las víctimas de bárbaros conductistas como Martin Seligman y sus experimentos de “indefensión adquirida”9 .

Gebhardt, Fischer y Oberheuser mostraron que su aparente invulnerabilidad emocional ante los tremendos sufrimientos que causaban deliberadamente a sus víctimas, provenía de la deshumanización o degradación absoluta en que el sistema nazi había incluido a los “no arios”, a quienes se les oponían políticamente, a los judíos, a los gitanos, a los Testigos de Jehová, los sacerdotes opositores, a los miembros de comunidades segregadas, a los prisioneros de guerra y en general a todos los ajenos al Herrenvolk.

Demás está decir que la superioridad de los elegidos, de sus ideólogos y de sus verdugos, de los promotores y los ejecutores de los delitos de lesa humanidad, suele arraigarse en sus propios temores oscuros, sus angustias y desesperaciones, tanto como en un plan político, de dominio, de explotación, de poder absoluto.

La discusión acerca de la superioridad científico-tecnológica alemana, acerca de la idoneidad o la ineptitud de los experimentadores, perdió importancia. Capaces o incapaces fueron “asimilados” por los establecimientos científicos y tecnológicos de los países aliados y, sobre todo, la mayoría continuó su carrera, incluso con honores, en la misma Alemania y en países a los que fueron masivamente exportados, por ejemplo a nuestra vecina la República Argentina.

5.6) ¿Salvar algo del desastre? - Cuando la comunidad científica mundial pudo conocer los resultados de los experimentos con humanos que habían hechos los doctores nazis, surgió otra cuestión que se coló por las rendijas de la ética utilitarista: el intento de “salvar algo del desastre”. Algunos sostuvieron que de tanto horror y sufrimiento tal vez podrían rescatarse datos experimentales útiles para salvar vidas, especialmente en las muertes provocadas por hipotermia o anoxia, los edemas malignos, las sepsis y su tratamiento quirúrgico y antibiótico o la medicina deportiva (de la que Gebhardt, por ejemplo, había sido gran promotor y figura antes de la guerra).

Estos intentos, por parte de especialistas que decían que nunca se atreverían a poner en peligro la vida de sus sujetos experimentales o causarles sufrimientos, o que admitían los límites y diferencias entre la experimentación con animales y la que se podría hacer con humanos, se apoyaban en falencias éticas y técnicas de magnitud.

Que se pueda “rescatar” resultados de una praxis maligna desarrollada por criminales plantea una especie de apología retrospectiva que se vuelve, una vez más, sobre las víctimas, las ignora, las desprecia y sobre todo intenta una brecha en el Código de Nuremberg. Admitir que pueda haber resultados rescatables de experimentos crueles implica ignorar el principio clave del consentimiento informado. Las víctimas fueron usados, como organismos desechables, contra su voluntad, con engaño o falsas promesas o lo que es peor, bajo condiciones de abyección, de sometimiento e impotencia o indefensión totales.

Es cierto que, en algunos países, hay individuos que se prestan a jugar el papel de ratones de laboratorio para la experimentación con fármacos, drogas o técnicas de alto riesgo, a cambio de dinero, reconocimiento y rebaja o sustitución de penas (porque generalmente se trata de presidiarios) pero aún en estos casos, el categórico mandato ético del consentimiento informado no puede desaparecer o ser bastardeado con intercambios que hacen dudosa la calidad de un consentimiento obtenido en semejantes condiciones concretas.

Estas cuestiones se plantean y se seguirán planteando porque a partir de los crueles experimentos “médicos” , la necesidad básica del consentimiento informado se ha extendido a todo tipo de intervenciones sobre los seres humanos. Por ejemplo, al polémico caso de la aplicación de tests, pruebas o técnicas psicológicas destinadas a explorar la personalidad de las personas, particularmente el de los llamados tests proyectivos (Rorschach, TRO, TAT etc.) o cuestionarios de personalidad como el MMPI, etc., en los que “no hay resultados correctos o incorrectos” según sostienen los profesionales al aplicarlos pero que, de todos modos, culminarán en un juicio sobre la psiquis o la personalidad del sujeto, basado en interpretaciones cuyas características y alcances nunca son informados con antelación o expuestos como devolución a posteriori.

En cualquiera de los campos de la psicología, el consentimiento informado, la devolución oportuna, la posibilidad de obtener segundas opiniones, la propiedad de los resultados, la posibilidad de interrumpir un tratamiento por voluntad propia, son condiciones esenciales que muchísimos profesionales ignoran. Ya sea porque desconocen el Código de Nuremberg o porque lo consideran un problema de otras disciplinas que a ellos no les atañe.

5.7) El silencio es ambiguo - También se ha producido polémica en torno a si es adecuado o admisible citar los datos experimentales de los nazis como antecedente o referirlos en publicaciones científicas. Los editores de las revistas científicas suelen rechazar semejantes citas porque consideran que publicarlas podría inducir a los autores a considerarse al margen de la ética cuando trabajan por “el bien de la humanidad”.

Está claro que los investigadores no pueden tratar a las personas como se les dé la gana y por eso se ha extendido una especie de acuerdo respecto a esas citas bibliográficas. Omitir totalmente la referencia a los procedimientos criminales no implica rechazarlos puesto que si no hay cita, no hay oposición. Citar a los investigadores nazis no les legitima ni les exculpa pero a condición de condenarles, expresamente, al mismo tiempo.

Existe gradación en las posiciones. Desde posturas parcialmente utilitaristas se sostiene que cuando la maldad de los medios empleados es muy grande los datos experimentales deben ser de enorme trascendencia y de gran importancia para que su uso pueda resultar aceptable. También se sostiene, desde otro ángulo, que no basta con rechazar el uso de los datos o con denunciarlos como no éticos pues el acto que se juzga no es el de haber hecho experimentos con humanos sino el uso de los resultados.

La aporía surge porque para justificar el acto, apoyándose en el bien potencial que podría aportar, se requeriría algún tipo de “medición de la maldad” de los experimentos y esto, vista la crueldad desplegada, es virtualmente imposible. La magnitud y el carácter intrínsecamente maligno fr los actos le cierra el camino a cualquier variante de “el fin justifica los medios”. Son cuestiones que están más allá de cualquier “evaluación de riesgos” o de “cálculos de costo-beneficio” cuya sola aplicación resultaría monstruosa porque inevitablemente habría que sostener que hay formas de hacer que los sádicos experimentos o los tratamientos crueles resulten retroactivamente valiosos.

5.8) El problema de la validez de las técnicasVistas someramente las cuestiones anteriores (responsabilidad social y atrocidades cometidas por profesionales corrompidos por un sistema deshumanizante; competencia y formación de los investigadores; falta de utilidad de los datos experimentales obtenidos por medios malignos; citar y condenar dichos datos simultáneamente) es preciso abordar un tema metodológico esencial que, sin embargo, está estrechamente ligado a la ética de la investigación: se trata del problema de la validez de las técnicas: el análisis de los procedimientos para verificar que fueron concebidos con el fin de arrojar resultados significativos, no aleatorios, y por medios que no descalifiquen su propósito. En última instancia, una técnica o procedimiento de investigación solamente será válido si efectivamente cumple la promesa científica de aumentar el conocimiento para el bien de la humanidad.

Los procedimientos desarrollados por los médicos nazis en Ravensbrück carecían de validez pero además y consiguientemente estaban metodológicamente muy mal concebidos y ejecutados. La falla ética esencial y la incuria técnica resultaron inseparables. La selección de las mujeres y la integración de los grupos para comparaciones, con que trabajaba la Dra. Oberheuser, era arbitraria y fallaba de entrada el criterio de qué y cómo comparar.

Al “grupo de control” que la doctora infectaba con todo tipo de agentes piogénicos no se le prestaba atención alguna posterior a la intervención. No se tomaba medida alguna para aliviar los intensos estados febriles. En muchos casos ni siquiera se les daba agua. La alimentación era igual o aún peor, si eso fuera posible, que la que recibían el resto de las prisioneras en los barracones. Por ende la mortalidad del “grupo de control” era mayor que la de otro grupo, siempre de cinco mujeres, que recibía algún tipo de tratamiento de las brutales lesiones que se les habían causado, con sulfamida o quirúrgico.

Peor aún, curaciones y la atención de enfermería no solamente eran inexistentes sino que la pretendida simulación de “heridas sufridas en combate” incluía las interrupciones del flujo sanguíneo, la multiplicación de agravantes (suturas deficientes o falta de ellas, exposición a productos químicos reconocidamente tóxicos e ineficaces, ausencia de anestesia, etc.) y una fría observación del sufrimiento, la agonía y la muerte donde la única variable que parecía contar era el que tardaba en perecer la desdichada víctima.

Similares vicios descalificantes presentaban los procedimientos de cirugía reconstructiva y trasplantes de miembros que llevaron adelante Gebhardt y Oberheuser en el hospital de Hohenlychen. El cirujano había practicado esas atrocidades durante años, exclusivamente con presos que le enviaban por camionadas desde distintos campos de concentración. Finalmente se estableció, con certeza que, en los distintos lugares donde actuó el equipo de Ravensbrück, decenas de seres sometidos a los crueles experimentos fueron gaseados o fusilados para enterrar materialmente la evidencia de su sadismo e ineficacia.

Los treinta procedimientos que fueron escrutados en el Juicio de los Doctores presentaban las mismas fallas metodológicas. Médicos dedicados, con experiencia en investigación, actuaron como matarifes. Algunos tenían antecedentes como genocidas y esterilizadores pero todos resultaron torturadores que perdieron cualquier prestigio que hubieran ganado en su carrera anterior a los crueles experimentos.

El diseño experimental era malo y los registros falsos o erróneos. Por ejemplo, quienes pretendieron, después de la guerra, utilizar los datos experimentales sobre la congelación de humanos ocultaron que los nazis no habían tomado en cuenta que los sujetos eran presos debilitados por el sobre trabajo, torturados, mal alimentados y carentes de grasa corporal. El Dr. Leo Alexander analizó los informes y resultados de las pruebas de hipotermia - que su responsable principal, el Dr. Sigmund Rascher10 (1909 – 1945), dirigía a Heinrich Himmler - y descubrió que estaban llenos de datos falsos y cifras acomodadas 11.

Prisioneros de guerra franceses (52 de ellos) fueron sometidos al efecto de gases tóxicos, que se habían usado en la Primera Guerra Mundial (gas mostaza, fósgeno, etc.) y lo único que los médicos registraron fue el tiempo que tardaban las víctimas en morir. Es decir que ignoraron deliberadamente la concentración del gas, el peso corporal y el estado físico de los sujetos o el tipo de edema pulmonar que producía la muerte. Lo único que interesaba era contemplar muertes rápidas.

Los experimentos eran torturas que habían transformado cualquier viso de ciencia en puro sadismo; los datos experimentales fueron amañados para servir al racismo genocida y no contribuyeron a hipótesis científica alguna. Emplearon una terminología científica impersonal y aséptica para encubrir la crueldad y el sufrimiento: “los grupos o sujetos de control” eran los que sufrían los peores tormentos, el “tamaño de la muestra” se dimensionaba en los vagones de ganado o camiones abarrotados de internados de los campos de concentración de que disponían, las “respuestas” o “resultados esperados” eran, únicamente, el tiempo que duraba el tormento o lo que tardaban las víctimas en morir.


1Karl Gebhardt fue amigo de Heinrich Himmler el jefe máximo las SS y su médico personal. Fue nazi desde la primera hora y alcanzó las más altas responsabilidades como médico de las SS, Teniente General de las Waffen SS, Presidente de la Cruz Roja Alemana, fue el médico jefe de los deportistas alemanes durante las Olimpiadas de Berlín en 1936 y Jefe del Departamento de Medicina de la Academia del Reich. Se especializó en “cirugía reconstructiva” y fue uno de los principales responsables de las atrocidades cometidas sobre los prisioneros de guerra y de los campos de concentración que se llevaron a cabo bajo pretexto de experimentación médica. Antes de la toma de Berlín escapó del bunker de Hitler junto con Himmler pero fueron capturados. Himmler se suicidó pero Gebhardt fue condenado a muerte y ahorcado en junio de 1948.
2Los nombres de las víctimas no deben ser olvidados como señaló la Dra. Angelika Ebbinghaus (2001) en el prólogo de The Nuremberg Medical Trial 1946/1947. Guide to Microfiche Edition: With an Introduction to the Trial’s History and Short Biographies of the Participants. Ed. Walter de Guyter.
3Clauberg (1898 – 1957) era un ginecólogo, general de brigada de las SS, que se especializó en esterilizar masivamente a prisioneras judías y gitanas en Auschwitz. Cuando el Ejército Soviético se acercaba se trasladó a Ravensbrück para seguir esterilizando mujeres gitanas hasta abril de 1945, en que fue arrestado en el mismo campo por los rusos. En 1948 fue juzgado en la URSS y condenado a 25 años de prisión. En 1955 sin que los soviéticos le conmutaran la pena fue reclamado para ser devuelto a la RFA. Los alemanes lo liberaron y fue reinstalado en su antigua clínica ginecológica por sus “méritos científicos” de antes de la guerra. Se jactaba públicamente de los crímenes que había cometido esterilizando mujeres mediante engaño (eran sometidas a fuertes radiaciones mientras se las hacía llenar un formulario, a solas en un escritorio simulado) o por dolorosísimas inyecciones intrauterinas de formaldehido. De este modo se puso en evidencia y fue arrestado para ser juzgado. Murió de un infarto cardíaco en 1957 antes de que empezara el juicio.
4Los estadounidenses, con Mac Arthur a la cabeza, desarrollaron la misma política en el Japón ocupado: salvar al emperador Hirohito (responsable de iniciar guerras, de las órdenes de exterminio de prisioneros, de la guerra bacteriológica en China y de saqueos sistemáticos en todo el Oriente) y juzgar simbólicamente a unos pocos jefes militares, con nueve penas capitales, sobre todo la del general y primer ministro Hideki Tojo a quien se atribuyeron las órdenes que en realidad dio Hirohito.

5Fritz Suhren huyó del campo antes de la llegada de los soviéticos y se entregó a los estadounidenses, acompañado por una prisionera británica que él creía sobrina de Churchill. Los franceses lo reclamaron, lo juzgaron y lo ejecutaron en la horca en 1950.
6Schmidt, Ulf (2004) Justice at Nuremberg: Leo Alexander and the Nazi Doctors. Palgrave Mac Millan; Nueva York.
7En los crímenes estaba involucrada la flor y nata de la medicina alemana. Por ejemplo, en mayo de 1943, la Academia de Medicina Militar, en Berlín, honró a los Dres. Karl Gebhardt y Fritz Fischer (los jefes de Hertha) por sus experimentos sobre nuevas drogas antibióticas desarrolladas por Bayer e IG Farben. Los conferencistas elogiaron al Dr. Helmuth Vetter quien asesinó a 200 mujeres en Auschwitz inyectándoles bacterias que les provocaron la muerte por edema masivo. Los informes del equipo de Ravensbrück fueron circularizados a todo el personal sanitario del Tercer Reich.
8Hitler, Himmler, Heydrich y las principales figuras modélicas del nazismo no eran monstruos insensibles ni psicópatas hieráticos, aunque tampoco eran seres banales: adoraban a sus perros, se embelesaban con la música en Bayreuth y eran capaces de mostrarse considerados, simpáticos y hasta cordiales. El comandante de Auschwitz, teniente coronel de las SS, Rudolf Höss vivía en un bonito chalet, con su esposa Hedwig y sus cinco hijos, a pocos metros del mayor campo de exterminio. Cariñoso y familiero, cultivaba flores y jugaba con los niños en la piscina. Expuso su absoluta insensibilidad hacia sus víctimas; fue juzgado y ahorcado por los polacos, en 1947.
9Desde que se dedicó a la “psicología positiva”, Seligman se declaró arrepentido de las terribles torturas a las que sometía a los perros para quebrar cualquier resistencia (indefensión adquirida o aprendida) también negó haber dado conferencias para los psicólogos que organizaron y difundieron las técnicas de interrogatorio potenciadas de la “guerra contra el terrorismo” pero hay pruebas de que sobre esto último ha mentido.
10Sigmund Rascher (1909-1945), médico de las SS y catedrático, experimentó con prisioneros de Dachau y de Auschwitz. Además para agradar al Reichsführer SS Himmler (que era el amante de su mujer Karoline Diehl) decidió formar una ejemplar "familia aria" pero su mujer era muy mayor y no podían engendrar. La solución fue ir presentando como suyos a tres hijos de su doméstica y un carpintero. Karoline fuera considerada la "madre ejemplar alemana" y Himmler, encantado los agasajaba y los empleaba en la propaganda de las SS. En abril de 1945, en medio del derrumbe del Tercer Reich, Himmler descubrió ese engaño e hizo fusilar a Rascher y a la Diehl en el mismo campo de Dachau.
11En sus informes sobre hipotermia mortal, Rascher había asegurado que los sujetos tardaban entre 53 y 100 minutos en morir congelados pero sus anotaciones demostraban que, en realidad, la muerte de los presos había sobrevenido en lapsos que oscilaban entre los 80 y los 360 minutos.